Cuatro décadas de experiencia avalan la capacidad técnica del equipo de Vanguard en diseño y fabricación de embarcaciones semirrígidas. La firma del grupo internacional Vanguard Marine ofrece productos a medida gracias a su condición de astillero y un extenso catálogo que permite ilimitadas combinaciones de esloras, materiales, colores y accesorios para cubrir las necesidades de todo tipo de clientes profesionales y de recreo. La ingeniería naval, clave para la calidad de sus proyectos. 

El concepto ‘alta costura’ (del francés haute couture) define un producto exclusivo creado a medida del cliente en contraposición a la habitual fabricación en serie. Su aplicación exige creatividad, dominio artesano y el acceso a un amplio abanico de opciones en materiales, colores o diseños. En el mundo de las embarcaciones semirrígidas, fabricar a medida requiere además experiencia, versatilidad y disponer de un catálogo de accesorios lo suficientemente amplio como para cubrir todo tipo de necesidades. 

Vanguard ofrece los más altos estándares de calidad en diseño y fabricación de semirrígidas gracias a la experiencia de su equipo de artesanos, su condición de astillero y una flexibilidad en la producción que le permite adaptarse al pliego de condiciones de cualquier proyecto. Su catálogo abarca esloras entre los 3 y los 12 metros, diferentes diseños de casco en fibra o aluminio, diversos tipos de flotador con cobertura en cualquier material (CSM, PVC y PU), motores intraborda y fueraborda, y un sinfín de posibilidades de personalización tanto para embarcaciones profesionales y de rescate, como para náutica recreativa. 

La importancia de la ingeniería naval
La ingeniería naval es un factor determinante en el proceso de producción de toda embarcación, un campo en el que las semirrígidas cuentan con sus propias particularidades. “El ingeniero naval se encarga de adecuar las soluciones técnicas a los requisitos de cada proyecto”, explica Guillermo Gefael, gerente de Gestenaval, empresa responsable de la ingeniería naval de Vanguard desde hace una década. Además de la obvia definición de casco rígido con flotador perimetral, una semirrígida cuenta con unas características específicas que debe tener en cuenta el ingeniero naval en su trabajo: “Su pliego de condiciones incluye que tienen que ser ligeras, rápidas, ofrecer una determinada capacidad de carga y habilidad para operar en aguas tranquilas o en mar abierto,… Son condicionantes que se tienen que calcular para la realización de un proyecto”. 

Entre esos condicionantes se encuentran las altas exigencias asociadas a las embarcaciones de rescate, especialmente las fabricadas bajo certificado SOLAS (acrónimo de Safety of Life at Sea, Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida en el Mar). Vanguard cuenta con una gama específica SOLAS certificada para ser instalada como bote de rescate o de rescate rápido en buques de bandera comunitaria y operar en los entornos más exigentes. “Vanguard es un astillero que se toma muy en serio la calidad”, explica Gefael. 

Embarcaciones a medida
La especialización en embarcaciones a medida requiere el diseño de soluciones ad hocy la consiguiente adaptación del departamento de ingeniería naval para responder a funcionalidades específicas. En el ámbito de las embarcaciones de rescate, Vanguard ofrece elementos de personalización como el montaje de una puerta de recuperación en el flotador, el punto de izado único, los postes de remolque, los dispositivos de autoadrizado,… Como ejemplo de su capacidad, Vanguard colaboró en la creación de la embarcación no tripulada USV Victoria de Industrias Ferri, una semirrígida de 12 metros de eslora que en su presentación fue pionera en España y la más grande de sus características en Europa. 

Cada proyecto supone unreto para el departamento de ingeniería naval, aunque en opinión de Gefael, los más interesantes son aquellos que presentan un desafío por su complejidad:“Recuerdo especialmente unas embarcaciones cabinadas y con casco de aluminio fabricadas por Vanguard para un concurso que tenían unos requisitos de maniobrabilidad extraordinarios, capacidad de trabajar en mares con olas hasta cuatro metros de altura y vientos de fuerza seis”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario